CALENTAR LA CASA DE FORMA ECONÓMICA

CÓMO MANTENER LA CASA CALIENTE SIN PAGAR UN DINERAL

Mientras el frío invierno se deja notar en nuestros hogares, y ahora que la subida en la factura de la luz se encuentra en primera plana de actualidad, muchos ciudadanos deciden reinventarse para conseguir calentar sus casas sin morir en el intento, o al menos sin tener que hacer frente a una alta factura. Hoy le ofrezco una serie de consejos para conseguir calentar la vivienda y ahorrar, de paso en la factura de la luz.

Lo cierto es que lo más recomendable es contar con una instalación o dispositivo que permita ofrecer una temperatura agradable en invierno en cualesquiera de los habitáculos. Hoy en día, las viviendas de nueva construcción están obligadas a contar con, al menos, una fuente de energía renovable. Es por ello que sistemas como la aerotermia por suelo radiante goza de una repercusión brutal en estos tiempos.

Sin embargo, este sistema, que ya es algo más costoso de lo normal a la hora de la construcción de la nueva vivienda, puede ser bastante más para una casa ya construida, pero a posteriori se notará en la factura de la luz. Pero en muchas casas no se cuenta con estas opciones y hay que buscar otros métodos para calentar la casa de forma económica. Los más habituales: los aires acondicionados con bomba de calor, o directamente por radiadores eléctricos o calefactores. ¿Cuál debería elegir para mi hogar?

¿Cómo calentar la casa y ahorrar en la factura?

Cualquier sistema eléctrico que pongamos en casa va a tener una repercusión directa en la factura de la luz. Si necesitamos tenerlo muchas horas encendido, es muy probable que se dispare el consumo. Pero por otro lado, estos sistemas pueden ser una de las soluciones más eficientes.

Los calefactores

Con estos aparatos, lo más recomendable es elegir uno manejable, que se pueda transportar por distintos habitáculos. De este modo se puede limitar el calor a la habitación en la que se está. Cerrar las puertas para mantener el calor en la sala también es muy útil para maximizar cada euro de la factura.

Los radiadores eléctricos

En caso de querer optar por un radiador siempre queda la opción de optar por un radiador de bajo consumo, que mantienen el calor mucho más tiempo. Otra opción son los acumuladores que se cargan por la noche y sueltan calor a lo largo del día. Éstos son perfectos para ahorrar en la factura de la luz ya que podrás aprovechar la discriminación horaria isempre que contrates una tarifa de este tipo.

Otras formas de calentar tu casa de forma económica

Pero cualquier dispositivo del que dispongamos en casa debe ser acompañado por una serie de prácticas que nos permitan cerrar el paso al frío. Entre las más eficazes están:

  • Cerrar las persianas. El cristal conserva muy mal el calor y las ventanas son un punto de fuga muy importante en las casas.
  • Cerrar las puertas de las habitaciones en las que estemos. Esto hará que la temperatura suba en esa sala.
  • Disponer de la ropa de cama adecuada, tanto para salón como para cualquier dormitorio, es un elemento fundamental para conseguir calentar tu casa. Los nórdicos o mantas de borreguito no pueden faltar en el sofá o el sillón.
  • Madera y color, aliados contra el frío. Diferentes expertos recalcan que la madera es un perfecto aislante contra el frío. Por ello recomiendo que, si no pueden disponer de un revestimiento de madera bien en el suelo o en las paredes, que den paso a mobiliario de este material para generar ese ambiente lo más cálido posible.
  • La cinta aislante o burletes. Imprescindibles para las ventanas con pequeñas fugas de aire. Estos pequeños agujeros ayudan a que el frío se cuele en casa. Taparlos con uno de estos dos materiales es barato y mejora el aislamiento.
  • Abriga tu casa con alfombras o cortinas. Las alfombras son decorativas y aportan calor a la casa. También las cortinas gruesas son perfectas para evitar que se enfríe la casa con la llegada de la noche. El cristal o las rendijas podrían dar paso a temperaturas del exterior. Por ello, la capa cuanto más gruesa, mejor. A la hora de ventilar, sólo tendrás que retirarlas durante 10 breves minutos al día.
  • Pasa por la ducha y ponte cómodo. Otro de los elementos claves para conseguir calentar tu casa de forma económica sin suponer un gasto excesivo de luz es el de tomar una ducha caliente tras llegar de la calle. Regula tu temperatura corporal y posteriormente opta por esos pijamas de invierno que nunca faltan.

En resumidas cuentas, si quieres calentar tu casa de forma económica debes ser meticuloso con tu protocolo habitual. En caso de confiar la temperatura a un dispositivo debes saber que los 21 grados es la temperatura idónea a la que toda persona se siente a gusto en un lugar. Cada grado arriba supone un incremento del 8% en la factura de la luz.